martes, 1 de diciembre de 2020

DIEGO ARMANDO MARADONA


Artículo escrito por GONZALO CASTRO, CEO fundador de La Bombonera de Barcelona 

https://www.labomboneradebarcelona.es/


“No la des Diego, porque nadie pudo ni podrá hacer lo que vos hiciste”


¿Qué significa Diego Armando Maradona para nosotros?

¿Un jugador de fútbol, el capitán de la selección, un campeón del mundo, un tipo que hizo el mejor gol de los mundiales, el que hizo la mano de dios, un buen tipo, un familiar, un amigo, un dios, una religión?

Quizás la respuesta correcta es una mezcla de todo, porque vas a encontrar muchas, pero hay un sentimiento inexplicable que realmente reúne todos estos factores.

Maradona es el mejor jugador de la historia del fútbol, fue el mejor en un deporte que a todos nos gusta jugar. 

Desde chico “soñó”, más bien diría que vaticino, lo que quería llegar a ser: jugar con la selección Argentina y salir campeón del mundo. 

Puso a Argentina en el mapa del mundo, allá por donde un argentino vaya siempre se lo identificará con la palabra Maradona. Seguramente es el tipo más conocido a nivel mundial, un mito, gracias a todas las batallas que ganó a lo largo de su vida. Y no necesito Redes Sociales, YouTube, ni Marketing para serlo.

Jugó al fútbol y lo ganó absolutamente todo, enfrentó al poder y defendió la camiseta de su país como no vi en 36 años hacerlo a ninguna persona. Es el amor de su vida, no importa si no podía caminar porque su tobillo parecía una pelota de fútbol, si cada rival que se encontraba por el camino era una patada alimentada con la ambición de lastimarlo, o si la cancha era de barro y jugaba con una media. Le dabas una camiseta celeste y blanca, y te aseguro que dejaba la vida.

¿Por qué Maradona es y será el eterno capitán de la Selección Argentina?

Podría caer en el sensacionalismo de decir que ganó él solo un mundial, es cierto, es un juego de equipo, ¿Pero te imaginas el mundial del 1986 sin Maradona a Argentina campeón? 

No hay mundial que haya visto a un jugador tan influyente durante todo el torneo como Maradona, donde además consiguió hacer el gol más lindo de toda la historia de un mundial, y otro con la mano a Inglaterra. Y no lo hizo en un partido cualquiera, o en un amistoso, fue en un encuentro definitorio de un mundial alimentado por el contexto de una postguerra.

Recuerdo a Maradona decir algo así como: “Era solo un juego, un partido de fútbol, y parecía una revancha de la guerra que habíamos perdido en Malvinas

Qué más motivos se pueden encontrar para ver que él siempre estaba, en los momentos cruciales donde muchos desaparecen, él decía presente, haciendo lo que nunca se había visto.

Esto no es solo una opinión, sus compañeros del 86 no dejan de hablar de él como su capitán, como las persona que les enseñó a defender los colores de su selección, el que siempre les enseñaba cómo luchar y ganar, y por supuesto el que resolvía todos los problemas que parecían imposibles.

¿Y sabes que creo que lo hizo aún más grande?

Lo que no ganó.

Porque enfrentar al poder tiene sus consecuencias, y él las vivió, pero en lugar de sacarle prestigio y gloria, lo llevaron a la inmortalidad.

Nadie va a olvidar el mundial 90 cuando sin poder pisar ni entrenar, por tener el tobillo del tamaño de una bola,  jugó y llegó a la final. Un final perdida por un penal inexistente y que desembocó en una llanto que solo de recordarlo lo estoy imitando.

4 años más tarde, en el Mundial de Estados Unidos de 1994, su último mundial, decidieron “cortarle las piernas” como bien él decía, para sacarlo del mundial y que no consiguiera lo que se daba, a priori, como un hecho.

¿De verdad se atreven a desafiarlo con el fútbol moderno?

¿Dónde quedó ese fútbol de potrero? ¿Dónde están esos jugadores técnicos que nos hacían llorar y vibrar de emociones al verlos?

Hoy miro el deporte más lindo del mundo, ese que amo, ese que mueve pasiones y veo una involución (evolución para muchos) que no tiene límites. Un negocio comercial que solo beneficia a unos pocos.

El fútbol cambió, si, pero quién dice que para mejor. Hoy se premia a un futbolista con un excelente físico por sobre otro con una mente ágil y única que hace la diferencia en el fútbol. Las condiciones físicas por sobre la calidad es la base de la modernidad. En la que estoy seguro que Diego Armando Maradona, volvería a dejar en evidencia a los inventores del “fútbol moderno”. Porque aunque quieran elevar a otras figuras, hoy el mundo sigue diciendo MARADONA.

Cuando me dicen que hoy es mucho más difícil jugar, haganse una pregunta:

¿Vieron las patadas asesinas que recibía Maradona?

¿Vieron los campos de tierra donde jugaba?

¿Vieron la cantidad de viajes matadores que hacía para jugar con la selección y equipo?

Y sobre todo, ¿Vieron los rivales con los que jugaba Maradona?

En Italia jugó, quizás, en la época dorada de esa liga, había equipos con figuras mundiales de renombre como quizás en ningún momento de la historia de ligas europeas volverá a ocurrir. Averiguen por el Milan de Ban Vasten, Gulit, Ancelotti, Maldini, Baressi, o quizás la Juventus de un tal Michel Platini. Además, los desafío a que ellos opinen de Maradona, nadie podrá dejar mejor evidencia de lo que dejó el mito en Nápoles.

Maradona llegó en ese momento a un equipo que había estado por descender y lo sacó campeón de todo. Una vez más, podemos decir que volvió a enfrentar al poder y les volvió a ganar. Mientras en Italia en norte y el sur tenían una brecha inconfundible, eligió al débil y lo puso arriba del resto, sin ninguna objeción y como jamás volverá a ocurrir.

Diego Armando Maradona no morirá jamás

Recuerdo hace años tener una conversación con mi papá donde él me decía, cuando Maradona se muera, será un acontecimiento mundial sin precedentes, y eso está pasando.

Cuando leí en el periódico “Murió Diego Armando Maradona” buscaba en otros portales refutar ese título, quería encontrar como tantas otras veces que había esquivado a la muerte.

No pude ser, hoy sigo llorando, es un dolor que no cesa y lo único que lo hace un poco más liviano es saber que estás descansando en paz. Porque nunca lo dejaron vivir como una persona normal, eso es el peso que llevo por ser el mejor, y el tipo más conocido de todos, por ser el DIOS DEL FÚTBOL

Me pregunté: ¿Estaré loco por sentir dolor como si fuera la muerte de un familiar? ¿Ni siquiera lo conozco, qué me pasa?

La realidad es que Diego es todo lo que queremos ser nosotros, es quien logró hacernos sentir orgullosos, es quien está por sobre todo lo cuestionable y entendible, y me quedo con esa frase tan usada pero a la vez tan acertada: “no te quedes con lo que hizo con su vida, quédate con lo que hizo por la nuestra”

No importa de qué país, ciudad, barrio, aldea seas, si dominas redes sociales o tenés internet en tu casa. Vos sabes quien es Maradona y dónde nació. Él logró movilizar todo allá por donde pisará, algo totalmente inigualable. 

Fuiste, sos y serás el eterno capitán de la selección Argentina. Quien mira la camiseta de la selección Argentina, mira a Maradona.

Nunca creíste en protocolos pero si en convicciones propias. No te vendiste nunca al poder, y luchaste siempre por la redonda y tu selección, por eso hoy la pelota y la cinta de capitán se van con vos para siempre.

Te voy a extrañar Diego, pero siempre que mire a la selección y la 10, te miraré nuevamente a vos.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario